Hacienda

Café San Alberto tiene un sabor único y característico resultado de una tierra bendecida y un riguroso proceso espacialmente diseñado para recoger y capitalizar los mejores sabores. Los siguientes son perfiles de taza de los últimos años: